bty
bty


El auditorio del pilar de Corcubión fue la sede para la presentación de la nueva obra publicada de Santiago Llovo. Entre los presentes estaban el investigador local, Aquiles Garea y el alcalde local Lalo Insúa, quien se encargó de clausurar dicho evento. A continuación, todos los detalles.


Crónica marítima de la Costa da Morte


La noche del sábado 26 de Enero, “Contra el mar y el viento” fue presentada por la editorial Andavira. Esta gran obra, recopila la vida y rutina de los barcos mercantes y de cabotaje de la Costa da Morte. Para esto, el autor analizó la “protesta del mar”, antiguo documento donde los capitanes relataban diariamente todos los acontecimientos sucedidos. Además, el autor recalca el aporte de los investigadores de la comarca: Aquiles Garea, Rafael Lema y Moncho Varela.


La vida de los barcos mercantes hace 200 años


Santiago Llovo, recalcó la importancia mundial que tienen los puertos marítimos como Camariñas, Corcubión y Fisterra en el transporte de mercancías. Históricamente, Corcubión fue el puerto principal entre 1841 y 1872. Por esta razón, hay millones de declaraciones marítimas de capitanes y marineros que cubrían estas rutas. Relatos de navegación como arribadas por averías o mal tiempo, persecuciones y abordajes de corsarios, salvamentos, naufragios y sus causas.

El famoso escritor, también relata los incidentes navales más importantes entre 1748 a 1872. Así mismo, incluye las matrículas de los barcos principales. Para esto, indica que hubo 138 placas desconocidas, 99 de Portugal, otras 90 de Corcubión y 74 de Bilbao. Unas 67 venían de Vilagarcía, 60 de Muros y 55 de Ribeira. También, salen 19 en Fisterra, 12 en Camariñas y 11 en Cee.

Como dato curioso, Santiago Llovo incluye en su obra, los nombres de los barcos más usados durante este tiempo. La Virgen del Carmen o San Antonio y algunos otros nombres de Ánimas eran los más populares.


Historias marítimas


Se analizaron para esta obra 1834 protocolos que se firmaron en la zona, en el partido de Corcubión. La mayoría de los casos son inéditos, con declaraciones de los capitanes o supervivientes al llegar al puerto tras naufragios, ataques o fallos en el buque.

Finalmente, recordó el pasado corsario de puertos como Corcubión, Cee o Fisterra, donde también hubo muchos armadores y patrones. Sin olvidar la actividad de piratas de las naciones insurgentes entre 1810-1825 y tratados de piratas. Sin embargo, Santiago Llovo documenta que en ninguna de las protestas de mar hay quejas contra la población.

En cambio, todos ayudaban en los rescates y recibían el agradecimiento de capitanes, náufragos y armadoras.