El viento levantó varias planchas de la nueva cubierta del CEIP Fogar, lo que ha causado un gran susto en la zona y obligado a cortar el tránsito y la circulación por la calle Vila de Ordes.Los bomberos señalizaron el entorno. También intervinieron efectivos de la Policía Local y de Protección Civil.

Esta semana llegaron a suspenderse las clases como consecuencia de las inundaciones de las aulas y del comedor.

Aparte de los efectos de los de los temporales, la situación se agrava por el retraso de las obras que van con retraso. Deberían estar terminadas en octubre.

La consellería de Educación llegó a abrir un expediente de penalidades por la evidente demora. Pero los trabajos siguen sin ejecutarse y afectando a la actividad del centro carballés.

Después de lo sucedido hoy, el alcalde de Carballo, Evencio Ferrero, se puso en contacto con el jefe territorial de Educación para informarle de la incidencia y expresar la preocupación que existe en la ciudadanía y en el porpio ayuntamiento por la situación del colegio.