La Guardia Civil del Puesto de Laxe incautó más de 8.000 artículos pirotécnicos en la localidad de Corme. Todo sucede a raíz de una llamada a la Comandancia de A Coruña en la que se advertía de que en una fiesta “se estaban arrojando artilugios pirotécnicos con riesgo para la integridad del resto de asistentes a la misma”.

Desplazados a la localidad de Corme, los agentes comprobaron los hechos, y fruto de sus indagaciones, supieron que estos artículos estaban a la venta en uno de los puestos de ambulante ubicados en la zona.

Al solicitar la documentación necesaria para la venta de este material, el vendedor aseguró que desconocía que fuese necesaria ningún tipo de documentación para esta actividad.

La Guardia Civil procedió a la confección de la correspondiente denuncia por supuesta infracción al Reglamento de artículos pirotécnicos y cartuchería y a la incautación de la mercancía para su destrucción.