El alcalde de Cee, Ramón Vigo Sambade, se reunió con representantes de la sección sindical de la CIG en Ferroatlántica. Los trabajadores no encuentran justificaciones a la parada en la actividad productiva de la empresa en la Costa da Morte. Desconfían que sea el preámbulo para el cierre de la fábrica de Brens. El siguiente paso podría ser la presentación de un ERE.

Vigo Sambade expresó su apoyo a unas demandas que considera “justificadas” y se comprometió a iniciar conversaciones con los alcaldes de la zona para fijar una reunión entre los regidores y el comité de empresa y planificar los movimientos a seguir.

El regidor ceense estima que estamos ante una situación grave que afecta a toda la comarca y por lo tanto se necesitan acciones conjuntas.