Las cenizas de Man de Camelle descansan ya en el interior de su casa.

 

Este sábado 27 de enero se cumplió el deseo de Manfred Gnädinger de que sus restos fueran enterrados en su casa museo o arrojados al mar. Las cenizas de Man de Camelle descansan ya en el interior de su casa, llevadas por Ewald, su emocionado hermano, y con la compañía de varios ramos de flores en manos de vecinas del lugar.

 

Acto de homenaje

 

Antes tuvo lugar un acto de homenaje en una fecha elegida con motivo del aniversario del nacimiento de Manfred Gnädinger. En el mismo intervinieron el alcalde de Camariñas, Manuel Valeriano Alonso de León, el periodista Pepe Ameixeiras, el arquitecto encargado del proyecto de restauración de la Casa de Man, Juan Creus, el autor del documental “Man, home sen paz” David Formoso y la impulsora de la fundación, Mercedes Martín.

 

 

Amigos y familiares de Man

 

En el acto de recuerdo también participaron amigos de Man como Concepción e Inmaculada Regueira, José Mouzo, y familiares llegados desde Alemania. Allí estaba su hermano Ewald con su mujer Mechthilde, sus hijos Clemens y Stefan Gnadinger, con el sobrino y ahijado de Man, Markus. Chita Regueira le dedicó una canción a Man. También actuó el Coro de Camariñas.

Todos formaron parte de una jornada llena de emotividad y sentimiento.