Agentes de la Guardia Civil del puesto de Santa Comba detuvieron a dos vecinos de Ribeira como presuntos autores de un delito contra la salud pública y otro de defraudación de fluido eléctrico.
Tenían 513 plantas de marihuana (Ver Vídeo) en dos viviendas del ayuntamiento de Santa Comba. Los agentes iniciaron un seguimiento al percatarse del trasiego de vehículos de diferentes marcas y modelos en esos domicilios.


Asimismo y ante la sospecha de que tuvieran una conexión ilegal al tendido eléctrico, los agentes contactaron con las empresas suministradoras de energía eléctrica, corroborando éstas que las viviendas tenían una conexión irregular con la consiguiente defraudación en el consumo eléctrico, siendo éste muy elevado al tratarse de domicilios y no de locales de uso industrial.


La Guardia Civil solicitó autorización judicial para el registro de ambos inmuebles, dado que todos los indicios señalaban la posible comisión de un ilícito en su interior.


Durante el registro se localizó 325 plantas de marihuana con un peso de 7,750 kilogramos en la primera de las viviendas y 188 en la segunda con un peso de 5,550 kilos, constatando que el interior de ambos inmuebles estaba acondicionado para la optimización del crecimiento de las plantas, contando para ello con sistemas de riego automático y manual, dispositivos eléctricos, bombas de aire, ventiladores, equipos de iluminación especiales, paredes aisladas, así como todo tipo de nutrientes, pesticidas y fungicidas.


La Benemérita procedió a la detención de los dos individuos como presuntos autores de un delito contra la salud pública y otro delito de defraudación de fluido eléctrico y a la incautación de las plantas y de los dispositivos hallados. Los detenidos, junto con los efectos incautados, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción Número 1 de Negreira.