Santa Comba celebrará este próximo viernes 22 el pleno ordinario correspondiente al mes de mayo. Todo estaría correcto si obviamos la marejada previa que trae una sesión que se celebrará a puerta cerrada, sin público.


Y es que esta misma semana el alcalde, David Barbeira, firmaba la convocatoria de la sesión, fijando como hora de inicio las 10 de la mañana.


Impugnación tenida en cuenta


La edila socialista Jessica Antelo Álvarez, cuyo grupo forma parte del gobierno, presentó un recurso contra dicho cambio horario que provocó que el mandatario rectificara su intención y mediante decreto convocara la sesión para la hora prevista en su día por la corporación. Las 20,30h.


La impugnación formulada por Antelo incorporaba un mensaje directo:”Los alcaldes y presidentes de los órganos colegiados no son reyes, profetas o jefes tribales que puedan convocar a ningún ciudadanos a su presencia- y menos a un representante elegido democráticamente- sin saber para qué ni por qué o con qué carácter”.