Tanto Celta como Deportivo afrontan un final de año decisivo para mejorar su clasificación en LaLiga Santander y en LaLiga Smartbank. En sus últimos cinco partidos, los vigueses solo han sumado una victoria, mientras que los coruñeses han tenido que conformarse con un exiguo par de empates para engordar su balance de puntos, aunque, en su caso, es una situación que se veía venir tras su desastroso arranque liguero. Por ello, los dos últimos partidos del año se convertirán en auténticas finales para encarar las fiestas con un estado anímico positivo y volver a retomar la competición con renovado dinamismo en 2020.


LOS ANALISTAS DEPORTIVOS LO VEN CLARO


Y es que, si echamos un vistazo a la situación de los equipos gallegos en los pronósticos de las casas de juego, un claro indicador de tendencias, las perspectivas no son muy halagüeñas: en ambos casos, todas las casas de apuestas ofrecen cuotas desorbitadas para los encuentros de los gallegos, lo que resulta sintomático del mal momento de juego que atraviesan.

Dicho esto, los seguidores más acérrimos siguen apostando por las posibilidades de sus equipos, sobre todo aquellos que se aprovechan de los bonos gratuitos. Con ambos equipos en la parte baja de la clasificación y con unas rachas tan negativas, toda ayuda es poca.


PARTIDOS QUE VALEN MÁS DE TRES PUNTOS


El día 23 de diciembre, el Celta de Vigo tendrá que recuperar su mejor juego para superar a un Leganés que también está necesitado de puntos, después de contar sus últimos dos encuentros por derrotas y ver amenazada su cómoda posición en la parte media de la tabla. Un poco antes, el viernes 20, el Dépor tiene por delante un partido decisivo frente al Tenerife: los insulares están muy necesitados de puntos también, con la zona de descenso a escasos puntos. Nos encontraremos con un choque que puede resultar clave al final de temporada, cuando cada punto ganado resulte crucial para escapar de los puestos de descenso.


A LA BÚSQUEDA DE RESPUESTAS


¿Cuál es el revulsivo que necesitan los gallegos para romper con sus dinámicas? ¿Habrá algún movimiento en el mercado de invierno que permita reforzar unas plantillas y cuerpos técnicos que, hasta la fecha, se han mostrado incapaces de aportar alegrías a unas aficiones cada vez más decepcionadas con las derivas de sus equipos? ¿Se pueden permitir esta situación dos históricos del fútbol español como son el Celta y el Dépor? Estos dos rivales acérrimos, curiosamente, se enfrentan a las mismas incógnitas, y el primer paso para darles solución es de lograr sendas victorias que cierren el 2019 ofreciendo al menos un rayo de esperanza a los aficionados celestes y blanquiazules. Si el año pasado vivieron situaciones antagónicas, este año coinciden en su objetivo: dejar atrás los puestos de promoción.