Reparto de puntos que se puede considerar justo si nos atenemos a los méritos que hicieron los 2 equipos, aunque los locales perdonaron demasiadas contras en la recta final del encuentro.

El primer tiempo fue equilibrado, aunque el Santa Comba tuvo más el balón ante un Rápido replegado que buscaba el contragolpe. Los de Gelucho creaban peligro a balón parado en las faltas que botaban Pibe y Marcos. Así llegaba el gol de Gonzalo, que dio  tranquilidad a los naranjas para tocar, siempre bajo la batuta de Brais, quizás el mejor del partido. Los vigueses se repusieron con un Jaco muy bullicioso desde la banda derecha, tanto que le fue anulado un gol por fuera de juego bastante dudoso. El partido parecía controlado por el Santa Comba, pero en la segunda parte todo cambió.

El Rápido comenzó apretando mucho más cerca del área rival, con el monopolio casi exclusivo del balón. Jaco y Rubén llevaron la inquietud  al área de Juan, lo mismo que las faltas y córners que sacaba Moi. En una de esas, Ferrero avisó en un remate que en el que estaba totalmente sólo. Los cambios dieron aire al Santa Comba y el partido se convirtió en un ataque y contraataque continuo. El Rápido atacaba y los locales contraatacaba, eso sí, con mucho peligro. Iván en dos ocasiones, Sergio Leis y Pibe pudieron sentenciar, pero una vez la cruceta, otra el portero y otras la precipitación de los atacantes hicieron que la ventaja siguiera siendo mínima.

Ya en el tiempo de descuento, el equipo olívico consiguió el punto que tanto había buscado. Una recuperación el el campo rival, un gran centro de Jaco y  Ferrero no perdonó ante Juan.