Image

Ofrecemos la crítica de la obra "Gulliver" de El Viaje Inmóvil,  que se representó en el Fiot 2009 de Carballo, a  cargo de Santiago Pazos.

AMURRADOS 

 (Sobre “Gulliver” de Compañía El Viaje Inmóvil)

Santiago Pazos

Según el María Moliner, amurrarse es un infinitivo usado en Chile que significa amorrarse (bajar la cabeza en actitud de enfado y de no querer hablar). Amorrar significa, a su vez, calar el barco mucho de proa. Se lo dice Gulliver a su hijo adoptivo cuando el títere le pregunta si está enfadado. Así me sentí yo, casi amurrado, al finalizar la representación de una adaptación de Gulliver excesivamente calada de proa.

La empalagosa ternura de fondo y forma, unido a las dificultades visuales para poder apreciar con claridad el movimiento de las marionetas en un espacio que resultó inapropiado para este tipo de espectáculo, (dificultad que la buena iluminación usada no pudo paliar), defraudaron las buenas expectativas ante una obra que a priori había despertado mi interés.

Image

Es cierto que la belleza de las marionetas y el inteligente uso del espacio escenográfico ejercieron de antídoto contra el bostezo, pero no es menos cierto que el uso cadencioso del tiempo, el ritmo irregular, y la candorosa trama romántico libertadora, en que El Viaje Inmóvil convierten la obra de Swift, no consiguen mantener la atención del espectador. Ni siquiera el discurso pacifista y antimilitarista, muy del estilo tradicional latinoamericano, consigue romper la linealidad del argumento.

Por la tarde, antes de la representación, asistí junto a un grupo de aficionados a una sesión de Café con… el director y actor Jaime Lorca. Le preguntamos sobre algunos aspectos técnicos y discursivos de este montaje y, aunque no claramente, noté que él prefería hablar más del pasado reciente y de la situación actual de Chile que de la puesta en escena de Gulliver. Nos habló del trauma colonialista que aún mortifica a los chilenos y de la vía de escape, contra el desencanto de la evolución democrática de su país, en que se convirtió para él la burbuja teatral.

Image

En ese encuentro, a pesar del trato cercano y agradable que nos brindó, tuve la premonición de que su trabajo me iba a decepcionar y así fue. Antes de escribir esta reseña me hubiese gustado preguntar qué les había parecido, a los muchos niños que asistieron, la representación. Quizás una visión menos condicionada me descubriese algunos extremos positivos, algunas sutilezas que, si las hubo, yo no pude o no supe apreciar.