Image

Reproducimos el último artículo de Opinión de Xosé Manuel Lema, publicado en el último número de "El Periódico" de Bergantiños, Xallas y Costa da Morte, que habla sobre el Pacto de Emprego que impulsa la Consellería de Traballo y sobre el Plan Acuícola.

 

 "Un Pacto de Empleo y varias piscifactorías"

X.M.Lema

 

Así de claro. El “Pacto polo Emprego” es una buena noticia para nuestra zona. No le faltaba razón al presidente de la Fecom, José Gabín, cuando en la sintonía de Punto Radio Noroeste, me comentaba que este plan “chega vinte anos tarde” pero es positivo en su conjunto.  A mi juicio, también acertaba en la apreciación de que debería de venir acompañado por el impulso a tantos proyectos que están retrasados. El “Pacto” es un excelente Plan pero no es “El Plan” que cure todos nuestros males y la solución para nuestro territorio pasa por un compromiso del gobierno de la Xunta de acelerar los proyectos pendientes y promesas congeladas. Recuerdo que seguimos pagando peaje en la autovía de Carballo, que sigue subiendo, y que hay una promesa firme de PSOE y BNG para su eliminación. Podrían empezar por acometer una rebaja gradual, como símbolo de que aquella lucha no era simplemente para sacar réditos políticos. Necesitamos un gesto del bipartito en este sentido. Seguimos sufriendo necesidades eléctricas, y carencias en todos los sectores que nos dignemos a observar. La Vía de Alta Capacidad, los polígonos industriales, y otras actuaciones deberían beneficiarse de un adelanto generalizado en sus plazos. La Costa da Morte lleva muchísimos años en una situación de anemia económica, y para colmo aún perdemos más servicios. Citemos el caso del transporte público o determinados servicios administrativos. Es urgente que nuestros gobernantes tomen la decisión de apoyarnos seriamente, y que los políticos  de la zona, abandonen, por una temporada, sus respetables siglas y  busquen consensos,  reivindiquen y defiendan nuestros intereses. Hay que diseñar una hoja de ruta con prioridades y no estar bailando un vals confuso, de papeles y burocracia. Si hace falta, si es necesario podemos situarnos en el cosmos de Berlanga y decir, con gaitas y panderetas, aquello de “Bienvenido Mr. Touriño”, gracias por resolver una parte de nuestros problemas históricos. De momento, no merecen mi aplauso. Eso sí, el famoso “Pacto” es un buen síntoma y puede ser un  punto de partida. Deseo que no se pervierta en la rueda inacabable de la burocracia y de los estudios de desarrollo, que se renuevan cada cierto tiempo y no se ejecutan en su totalidad. También sería muy saludable que nuestros gobernantes miraran con lupa todas esas ayudas e inversiones que ocupan grandes titulares en la prensa, pero que la mayoría de los ciudadanos sienten un tanto lejanas. Tenemos a la Asociación Neria, con un nuevo plan europeo a punto de caer, y no estaría de más que la Xunta de Galicia y la Diputación pusieran mayor empeño en analizar el destino de las inversiones. Y que se escuche la voz de pueblo y de todos los agentes sociales, para invertir donde realmente lo necesitamos. Tenemos asociaciones por doquier y papeles por un tubo. La administración debería establecer criterios objetivos y no partidistas a la hora del reparto de subvenciones. Con luz y taquígrafos. Eso es lo que yo espero de ahora en adelante. Soy optimista con las ideas plasmadas desde la Consellería de Traballo, aunque echo de menos que , por ejemplo, haya municipios como Santa Comba que sirvan para el marketing, para sumar sus inversiones en la Costa da Morte, y luego, quede aislada de este territorio en programas como el reciente de empleo. ¿Acaso Santa Comba no pertenece a la misma comarca que Mazaricos?. Media comarca del Xallas vale y la otra media queda fuera. Alarmante.
Otro de los temas de actualidad es el Plan Acuícola. Entiendo que la acuicultura puede ser una de las alternativas económicas de la Costa da Morte como elemento generador de empleo. Pero no puedo estar de acuerdo con lo que sucede aquí. Hay una enorme contestación y rechazo vecinal a los polígonos previstos de Merexo, Seiruga, Arou  y Xandriña. No se puede bajo ningún concepto hacer proyectos desde los coches oficiales, y recurrir a la expropiación forzosa, para actuaciones de empresas privadas. Si en Merexo prefieren plantar cebollas y esto crea más riqueza. ¿Cuál es el problema?. La conselleira de Pesca, Carmen Gallego, tendría que recibir a los que se sienten afectados. Nadie, por mucho poder que tenga, puede saltarse los puentes del diálogo. Estamos ante una polémica arropada por más de mil alegaciones y ante un clamor  popular que debería ser tenido en cuenta. Y después de tanto juego, que los tres partidos políticos voten en el parlamento a conciencia, como diría al concejal nacionalista de Malpica, Roberto García Ferreiro. Vamos a ser claros. Por una vez.