URNA

La reforma de la Loreg está dando mucho que hablar.

 

La clase política ultima presentaciones, inauguraciones y actos políticos en la recta final del mes de marzo. Porque la carrera hacia las urnas de mayo de 2011 está marcada por la nueva ley electoral, que ha sembrado muchas dudas en los equipos de campaña. Una buena parte de los candidatos han hecho los deberes y se asesoran sobre los efectos de la nueva ley. Unos han decidido hacer públicas sus candidaturas y otros han decidido esperar. Unos porque aún no han completado sus listas y otros que creen que se trata de una buena estrategia esconder los nombres de sus candidatos hasta la campaña electoral, algo con lo que personalmente discrepo.

 

Sea como sea lo cierto es que la nueva normativa ha afectado directamente a los partidos. Y seguramente haya pillado desprevenido a algunos aspirantes.Si se mantienen los plazos previstos para la convocatoria de los comicios, desde el 29 de marzo queda prohibido “cualquier acto organizado o financiado, directa o indirectamente, por los poderes públicos que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos, o que utilice imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas en sus propias campañas por algunas entidades políticas concurrentes a las elecciones”

 

En la nueva Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg),aparece además un apartado bastante ilustrativo que dice lo siguiente:“Asimismo, durante el mismo período queda prohibido realizar cualquier acto de inauguración de obras o servicios públicos o proyectos de éstos, cualquiera que sea la denominación utilizada, sin perjuicio de que dichas obras o servicios puedan entrar en funcionamiento en dicho período”.

 

Aunque la mayoría de los candidatos aprovecharán esta “zona de sombra” para el contacto personal o para aprovechar su presencia en los canales de internet, ya no habrá la tradicional precampaña durante el mes de abril porque queda prohibida la publicidad “mediante carteles, soportes comerciales o inserciones en prensa, radio u otros medios digitales, no pudiendo justificarse dichas actuaciones por el ejercicio de actividades ordinarias de los partidos…”.

 

Fuentes de algunos partidos políticos estudian sus actuaciones ante posibles lagunas que pueden existir en el texto legal, por lo que todo indica que asistiremos a una batalla de interpretaciones y control de cualquiera actividad que pueda ser considerada como una campaña encubierta.

 

XOSÉ MANUEL LEMA