Toni Malone

Toni Malone.

En la Costa da Morte no hay loros salvajes aunque algunas aves de curioso plumaje pueblan nuestros bosques. Sin embargo es posible acudir en nuestra zona a un gran show de loros llegado de uno de los lugares de más fama, de Canarias, y es el Loro España Show.

Seis loros de distintas especies son los curiosos operarios de un maestro excepcional que durante diez años corría con su espectáculo por los mejores hoteles y zonas de ocio de Tenerife. El artista en cuestión no es americano ni
caribeño, es gallego, de Santa Mariña, en pleno corazón de la Costa da Morte, una delas capitales del percebe. Se trata de Toni Malone, ese es su nombre artístico, que se ha instalado en Ponte do Porto con su peculiar grupo, formado por espectaculares guacamayos, una curiosa cacatúa blanca y un yako africano. Con estos pájaros de cuenta y bello plumaje hace equilibrios circenses, usando bicicletas, obstáculos de salto para toda clase de peripecias que sólo con
 mucha paciencia, años de entrenamiento y por supuesto la habilidad de los alumnos se pueden conseguir.

Toni Malone es un apasionado de su trabajo, aunque le cuesta darse a conocer debido a que en nuestra tierra no hay  ni conocimiento sobre el mundo de los loros, ni muestras de este tipo, algo que sí se da en Tenerife, que en
Puerto de La Cruz cuenta con la mayor colonia de estas aves y un gran Loro Parque convertido en una atracción turística digna de visita. Pero el curioso domador que dejó la raspa de apañar percebes por la jaula llena de plumas y pienso de la huerta de su casa porteña sigue en su empeño. Llegó el año pasado de Canarias con sus loros y un nieto recién nacido que por ahora aún no se percata de  las habilidades de los otros hijos de su abuelo de plumas multicolores.
Toni se empeña en que su show se difunda por la zona. Por lo de pronto, el próximo sábado a las nueve de la noche actúa en Ponte do Porto, en el pub Mil Copas y el 19 de mayo en la casa de cultura de Vimianzo. Son dos buenas fechas para acercarse a conocer el curioso mundo de los loros, a los que la mayoría sólo ve como pájaros bellos y con facultades para imitar voces humanas. Pero evidentemente dan para más.

Un reportaje de Rafael Lema Mouzo