Image
El mal tiempo y el furtivismo son dos de los enemigos de la difícil profesión del percebeiro en la Costa da Morte.

Un reportaje de Rafael Lema

El mal tiempo es la causa del amarre de la flota de bajura de la Costa da Morte y ante las previsiones de continuidad de los temporales y el mal estado del mar hasta la semana que viene no volverán a faenar los barcos. Esto deja también sin trabajo a los percebeiros que actuán entre Corme y Fisterra y que llevan un mal año por la escasez de capturas, bajos precios, el furtivismo y el mar.

La agrupación de percebeiros de Camelle decidió cerrar hace un mes toda su concesión hasta diciembre con la finalidad de recuperar los bancos y por ello todo el mes de octubre no faenaron. Es la segunda vez que recurren a este sistema, pues cerraron en enero y febrero. También redujeron los topes de seis a cuatro kilos y estudian que la apertura para las Navidades contemple capturar solo dos kilos. Esto ha causado que media docena de marineros se hayan ido al paro pero la mayor parte de los armadores son autónomos y no tienen prestación, por lo que muchos se pasan al pulpo, que esta temporada también escasea.

Image

Entre las medidas que pide el sector para la mejora de los caladeros es la concesión de paros biológicos de tres meses y vedas de otros tres, delimitando cuatro zonas, con una parada hasta nueve meses para su total recuperación. Con todo el problema más grave sigue siendo el furtivismo, y los gastos de vigilancia se llevan buena parte de los presupuestos de las cofradías. Con los percebeiros sin trabajo tampoco pueden abonar el gasto de los vigilantes. El problema no es exclusivo de Camelle, que tiene dos poblaciones con gran tradición percebeira como Santa Mariña o Arou, sino de toda la zona. En Corme tras los cierres y paros lograron recuperar en parte la producción, pero el furtivismo sigue estando a la hora del dia con agresiones y actos vandálicos contra responsables de los pósitos y vigilantes. En Muxia en todo el año los mariscadores no fueron capaces de sacar el tope, con una media de dos kilos por dia. El verano en Muxia no fue malo por el buen precio. En octubre se dedicaron a faenar en la zona de A Buitra y cerraron Touriñán.
 
Image

Por otra parte este mes se han intensificado las tareas de la inspección de la Conselleria de Mar. Los agentes en las últimas acciones levantaron cincuenta kilos de marisco en nasas ilegales sin indetificación en Camariñas y 150 kilos en Corme, con centolla, pulpo y nécoras. Las centollas no se pueden coger en esta época por lo que se estarían guardando para el inicio de la campaña de Navidad. Al ser material vivo buena parte se echa de nuevo al mar. Los vigilantes detectan un aumento del furtivismo en parte porque la crisis lleva a mucha gente al amr, pero critican que este material tiene un mercado local, que compra sin los cauces legales y sin garantias sanitarias. Para la Conselleria de Mar el furtivismo en la Costa da Morte procede del mismo sector, no se trata de delincuentes o marginales sino de profesionales que incumplen la ley, los topes y als vedas, ya que se necesita un material adecuado, embarcaciones, aparejos, para estas acciones en una costa dura, por lo piden concienciación a los propios marineros de la necesidad de preservar los recursos y a los vecinos para que no compren marisco de esta procedencia.

Las fotos de los percebeiros pertenecen al blog: www.compostelaesgrima.blogspot.com

La foto del paisajes de Corme es de Anosacosta