Después de una breve conversación con unos desconocidos, entrega el dinero y las joyas que llevaba encima.

Foto @AdianteGalicia

 

Una mujer pudo haber sido drogada con burundanga o escopolamina mientras regresaba a su casa el pasado jueves después de haber estado en una sucursal bancaria.

 

Según adelanta Xosé Manuel Lema en Adiante Galicia, una señora fue abordada por tres personas (dos varones veinteañeros y una niña) y después de una breve conversación procedió a entregar el dinero que llevaba en efectivo y sus joyas. Se calcula que pudo quedar sin unos 200 euros y las joyas que llevaba encima.

 

Todo parece indicar que fue víctima de uno de los casos de robo más de moda. Mediante unos polvos o pasando por la cara un simple papel o pañuelo impregnado en burundanga se puede anular a la víctima causando un estado de sumisión total.

 

Los agentes de la Policía Local xalleira acudieron al lugar alertados por un comerciante que vio a la señora totalmente desorientada.