La llegada de las lluvias provoca algún susto inesperado.

 

La lluvia visitó la comarca de Xallas en las últimas horas, algo muy esperado para empezar a poner remedio a la seca que asola la comarca y el país.La satisfacción generalizada por las aguas también causó algún disgusto a peatones que caminaban a primera hora por la avenida Alfonso Molina de Santa Comba.

 

El atasco en un sumidero provocó una importante acumulación de agua sobre la carretera que con el paso de los coches derivó en importantes mojaduras a algunos viandantes, que no ocultaban su sorpresa.

 

No tardó mucho en poner remedio a este problema el servicio municipal de Protección Civil, que al ser advertidos por la Policía Local, procedió a desatascar los sumideros.