Cándido Pazó, Xoglar de Outono 2009

0
628

Image
Cándido Pazó é o Xoglar de Outono 2009. E o noso compañeiro Santiago Pazos tivo a ben escribir un artigo sobre este contador de historias. E outras herbas. FIOT 2009 CARBALLO

XOGLAR DE OUTONO 2009
 (Sobre  Cándido Pazó)

un artículo de Santiago Pazos

Image

Es actor, director y autor de teatro, pero básicamente es un contador de historias, un transmisor de la sabiduría, del conocimiento, de la experiencia vivida o inventada, y de la picardía popular. Cuando empieza a contarte una historia notas que paladea las palabras, las olisquea, para encontrar las más adecuadas, las que más puedan gustar al oyente, las que enganchen al espectador de modo que no pueda escapar del hechizo. Es un fabulista que utiliza el verbo como una pócima y le funciona más que bien, tanto en la forma como en el fondo. Con un estilo propio.

Creo que he disfrutado de su creatividad en todas esas facetas arriba mencionadas y, desde el miércoles, en una que desconocía, la de maestro y educador. Asistí como oyente a la primera sesión del Curso de Expresión Oral, organizado por la Agrupación Cultural Lumieira, que él imparte dentro del FIOT 09, y he de señalar que me sorprendió la claridad con la que explica en qué consiste la profesión de contador de historias, de actor.

Entre otras muchas recomendaciones, dice que una persona que quiere contar historias tiene que ser antes un buen observador, primero hay que saber escuchar con oído crítico para luego poder contar, que la memoria es una especie de gimnasia, que ser actor sin entregarte a la persona que te mira es una equivocación, que también se puede contar desde la timidez o el miedo al público, que los nervios no se pierden nunca porque forman parte del oficio, que es imprescindible ser egoísta de la atención del espectador, y que cuando se pierde el ritmo ninguna historia funciona.

Habla del trabajo que comporta dedicarse a esta profesión sin escatimar críticas a los que quieren ser estrellas sin esforzarse por aprender el oficio. Y aclara, como disculpándose o aligerando la responsabilidad, que en estos cursos se aprende fundamentalmente lo que no se debe hacer. Y no es poco, pensaba yo mientras le escuchaba.

No me enteré que le habían concedido el Premio Xoglar de Outono 2009 hasta la mañana del jueves. No aseguraría que por humildad, (su compromiso con el teatro le da una gran seguridad), pero quizá sí por su naturalidad, su trato cercano y su profesionalidad, no se permitió transmitirnos personalmente la buena noticia. No era el momento, su único interés, mientras invitaba a las alumnas a presentarse en público, como primer ejercicio que las ayudase a vencer la timidez, era abrirles de par en par las puertas de su conocimiento.

Enhorabuena Cándido, me alegro mucho. 

DEIXA O TEU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí