Finalizó el pasado viernes  la primera de las concentraciones de la selección gallega alevín masculina, en la que no había ningún jugador de las comarcas, pero si dos de los entrenadores, Joaquín Moreira, ayudante de Jorge López y Roberto Fuentes García, delegado del equipo. Para los tres era su debut como seleccionadores y una muesca más en su currículo deportivo. Durante su estancia en la capital del Lérez, los técnicos entrenaron todos los días en doble sesión y analizaron la evolución de 16 jugadores llegados de distintas partes de Galicia.
Ahora toca descanso hasta la siguiente concentración, que tendrá lugar en el Centro de Tecnificación de Pontevedra los días 23 y 24 de julio, con otros 15 jugadores con el fin de preparar de la mejor manera posible el Campeonato de España que tendrá lugar el año que viene.